viernes, 6 de marzo de 2009

CRÍTICA: El luchador

el luchador wrestler mickey rourke marisa tomei evan rachel wood aronofskyBueno, ya van tres de las películas “must see”, al parecer, de este año. Me refiero a esas que tanto bombo han dado los Oscar y demás comerciales. Si “Slumdog Millionaire” me cansó y “El curioso caso de Benjamin Button” me dejó buen sabor de boca y nada más, ahora, “El luchador”, se ha acercado un poco más al viejo refrán del río que suena y el agua que lleva.

Anoche pude ver, en los Renoir Cuatro Caminos, como el señor Aronofsky ha decidido tomarse en serio a los espectadores, dejando atrás parafernalias tan bonitas como insustanciales (“The Fountain”) y recuperando el brío que imprimió en “Réquiem por un sueño”. “El luchador” es una película dura, sin concesiones de ningún tipo, con algún que otro momento lacrimógeno pero bien resuelto y totalmente justificado por el guión y con actuaciones soberbias, de esas que sólo se sienten cuando el personaje te come la piel y se apodera de tus pensamientos.

Y algo de esto le tuvo que pasar a Mickey Rourke (no, no es Bárbara Rey desmaquillada, aunque el colágeno haga efectos en su contra :-), eh?), que ya estaba acabado y casualmente ha tenido que interpretarse a sí mismo para volver a hacer cine. No digo que en el pasado Rourke haya sido alguna vez un wrestler, pero sí que ha sido un perdedor, profesionalmente hablando. Y esto no tiene que ver mucho con el espíritu norteamericano de luchadores y héroes cotidianos, no; metiendo un poco el dedo en la llaga, allí no eres nadie si te ven como un derrotado. Por eso el personaje de Randy “The Ram” adquiere una dimensión que sólo un espectador yanki puede alcanzar a comprender del todo (además, el wrestling está mucho más arraigado allí que aquí). No creo que “El luchador” tenga demasiada repercusión en nuestro país más allá de lo que se publicite en torno a sus premios y el resurgimiento de Mickey Rourke. Vamos, que la gente no va a ir al cine buscando una historia, sino el hit parade de temporada.

Marisa Tomei hace un estupendo papel secundario que hizo que me quedara con las ganas de saber más de la Cassidy que interpreta, a mi parecer, tópico pero interesantísimo: una madre soltera que trabaja por las noches en un bar de streatease, sumida en un círculo de prostitución. Es increíble ver como la película de un aura de distinción a este trabajo, lo dota de respeto y especial atención, por ejemplo cuando Cassidy rechaza una relación con Randy poniendo como excusa que no debe tener relación con sus clientes. La humanización del personaje de Cassidy y las relaciones esporádicas que mantiene con Randy son lo mejor de la película. Tengo ganas de ver "Mi primo Vinny" a ver si es verdad lo que cuentan esas lenguas viperinas sobre el inmerecido oscar como secundaria para Tomei por esta película.

Los dos, derrotados por la vida, deciden, en su afán de superación, huir de sus fantasmas. Y así toman direcciones opuestas pero con el mismo fin. Randy, a pesar de sus limitaciones físicas, luchador de wrestling y adicto a los esteroides, quiere seguir manteniendo su estatus de vieja gloria y decide tener su último combate contra aquel que le derrotara 20 años atrás y empezara a hundir su carrera. Cassidy, Pam por el día, decide dejar atrás la prostitución y empezar una nueva vida.

LO MEJOR:

- Mickey Rourke, sin él la película parecería, por su factura, una más de sobremesa. Aparece inmenso, ya sea en el ring o sirviendo mortadela en un supermercado.
- Marisa Tomei, pronunciado su verdadero nombre al salir del bar donde trabaja, retomando las riendas de su identidad.
- El combate por la que Randy sufre el ataque al corazón. Brutal, la sal en las heridas, el momento “grapa” y la vomitona final.
- El rostro de Randy, en su combate final, es el rostro de aquel que sabe que va a morir haciendo lo que más le gusta, esa mueca indescriptible de dolor corporal y placer espiritual.

LO PEOR:
- El sobreactuado papel de Evan Rachel Wood como hija a la que Rourke ha privado de cariños.
- La avalancha de tópicos que parecen poblar el guión (resurgir de una vieja gloria que ha despreocupado su vida familiar, una madre prostituta, los efectos de las drogas y el alcohol, las relaciones paterna-filiales de la vieja gloria, etc.)
- Factor sorpresa nulo, he visto lo que me esperaba ver. Al menos no he visto menos de lo que me esperaba.

NOTA: 8.5

3 comentarios:

JAVI dijo...

Hola Rogelio, tus entradas sobre el cine indio eran muy interesantes. Aparte de las películas bollywood hay mucho cine interesante en otras regiones apartadas de mumbai (India es todo un continente en sí mismo) He tenido la "suerte" de ver la trilogía de Apu, que se encuentra disponible en dvd en muchas tiendas, y es realmente una gran experiencia visual e intelectual. Creo que en alguna ocasión ha entrado entre las diez mejores de la historia del cine en esas votaciones que se hacen cada diez años. Puedes consultarla en internet, es interesante ver como algunas han ido cambiando a lo largo de los años y otras permanecen desde la primera votación (me parece que en los años 50)
Por cierto, si quieres puedes poner el traductor en tu página. Es muy sencillo, solo tienes que clicar en el mio y se añade en unos segundos. Creo que es interesante por si alguien entra en el blog y no entiende bien el castellano.
Un saludo y sigue con esas críticas tan exhaustivas.

Rogelio dijo...

Muchas gracias Javi, lo del traductor está genial, tengo algunos amigos norteamericanos que me lo agradecerán ;)

Sí, yo tb considero una suerte ver la trilogía de Apu, me gustó mucho la primera de ellas, pero las tres son un todo. La música, tenía pensado hablar del compositor alguna vez, se me quedó grabada durante varios días.

JAVI dijo...

El músico Ravi Shankar tiene bastantes discos y es muy fácil de encontrar. Seguro que por Madrid tienes muchas posibilidades. A veces se encuentra en la sección de músicas del mundo o incluso en la de "Chill out". En la India es un personaje famosísimo.